AirPods del iPhone 7: la nueva tecnología de audífonos

Tim Cook lo explicó ayer sin tapujos: a Apple no le tiembla el pulso a la hora de adoptar nuevas tecnologías y dejar atrás estándares ya asentados durante años. Se refería a la controvertida eliminación del conector para audífonos, forzando al usuario a emplear el puerto propietario Lightning o bien a abrazar la conexión inalámbrica. Apple parece haber sentenciado a muerte definitivamente a los cables, al menos en lo que respecta al audio.


En su carrera por eliminar para siempre los cables, Apple presentó al mundo los AirPods, unas sofisticadas piezas de ingeniería a las que el calificativo de se queda, a todas luces, corto. Este accesorio vendido por separado por 159 dólares, viene a sustituir a los auriculares convencionales que los usuarios del terminal llevan tiempo utilizando, pero como hemos comentado antes, eliminando los cables. La idea básica de este accesorio es que su poseedor lo guarde en una caja de un tamaño mínimo y los utilice únicamente cuando los necesite, ahorrándole todo el embrollo de los cables.

Los AirPods son todo un alarde de tecnología: cuentan con un sensor infrarrojo que detecta cuándo el dispositivo es retirado del oído del usuario, deteniendo la música instantáneamente. En lo que respecta al control del dispositivo, es totalmente táctil y el dispositivo carece de botones físicos. Unos acelerómetros detectarán cuándo el usuario comienza a hablar, filtrando el sonido de fondo y dando protagonismo al micrófono principal para que la conversación al otro lado de la línea se oiga clara.

En lo que respecta a la configuración, basta con abrir la funda protectora de los auriculares para que en el iPhone salte una alerta preguntando si el usuario quiere utilizarlos. Llegados a ese punto, basta con aceptar la conexión para empezar a disfrutar de los AirPods, y no sólo en ese iPhone: Apple emplea la cuenta iCloud del usuario para encargarse de configurar de forma automática el resto de sus equipos (desde el Apple Watch, hasta los ordenadores o tablets de la casa).

El ingenio de los creadores no termina aquí, puesto que la caja en los que se guardan los AirPods cuenta con una pequeña batería que los carga mientras no se usan. Por descontado, esta funda se carga a su vez empleando el cable Lightning del propio iPhone. Parece que estos auriculares van a ser todo un hit de ventas, aunque no llegan exentos de polémica: algunos usuarios en las redes sociales han criticado duramente el arriesgado diseño de los mismos y lo fácil que pueden perderse. Con todo, conviene tomar estas criticas con cautela, porque Apple conoce a la perfección a sus clientes y siempre gana estas batallas en la recta final.
Cuentan con un sensor infrarrojo que detecta cuándo el dispositivo es retirado del oído del usuario, deteniendo la música instantáneamente
Visto en: Elpais

Comenta con Facebook

No hay comentarios

                   

¿Quieres mantenerte informado sobre este artículo? Descarga nuestro Software en tu PC▼