El huevo o la gallina

La expresión "¿Qué fue primero: el huevo o la gallina?" no es una frase moderna, sino un dilema filosófico mucho más antiguo de lo que la mayoría cree. Todos sabemos que es la gallina la que pone el huevo, y a su vez, el huevo el que engendra la gallina. Pero si entendemos la expresión como un círculo vicioso, nos servirá como disparador de planteos existenciales. ¿Puede existir A antes de B, si A depende de B para existir?

A lo largo de la historia, numerosos filósofos han desarrollado sistemas teóricos a partir del binomio huevo-gallina. Ya Aristóteles (384 a.C.- 322 a.C.) reflexionaba sobre el tema; él concluyó que tanto el huevo como la gallina habían existido desde siempre.

Para los creacionistas, Dios creó a las aves junto con el resto de los animales. Por lo tanto, la gallina habría sido la primera en existir. Existen otras corrientes teológicas más cercanas a la ciencia, como la evolución teísta. Ésta plantea que Dios pudo haber creado las gallinas mediante evolución, a partir de huevos.

Sin embargo, el análisis del dilema "¿Huevo o gallina?" no es exclusivo de la filosofía o de la teología; ni siquiera de la biología. Este tipo de planteos suelen hacerse extensivos a la aplicación de soluciones para problemas macroeconómicos. Por ejemplo, si la población teme una caída en la economía, ahorra. Al gastar menos, la demanda se reduce, y la oferta aumenta. Esto conduce a una caída en la economía.

En conclusión, la cuestión del huevo y la gallina es un problema mucho más grande de lo que cualquier granjero creería.

Comenta con Facebook

No hay comentarios

                   

¿Quieres mantenerte informado sobre este artículo? Descarga nuestro Software en tu PC▼